Cargando…
Ezequiel 37.1–10

Visión de los Huesos Secos

37 La mano del Señor vino sobre mí, y me sacó en1 el Espíritu del Señora, y me puso en medio del valle que estaba lleno de huesos.

2 El me hizo pasar en derredor de ellos, y vi que eran muchísimos sobre la superficie del valle; y estaban muy secos.

3 Y me preguntóa: “Hijo de hombre, ¿vivirán estos huesos?” Y yo respondí: “Señor Dios, Tú lo sabesb.”

4 Entonces me dijo: “Profetiza sobre estos huesos, y dilesa: ‘Huesos secos, oigan la palabra del Señor.’

5 “Así dice el Señor Dios a estos huesos: ‘Voy a hacer que en ustedes entre espíritu2, y vivirána.

6 ‘Y pondré tendones sobre ustedes, haré crecer carne sobre ustedes, los cubriré de piel y pondré espíritu en ustedes, y vivirán; y sabrán que Yo soy el Señora.’ ”

7 Profeticé, pues, como me fue mandadoa; y mientras yo profetizaba hubo un ruido, y luego un estremecimiento, y los huesos se juntaron cada hueso con su hueso.

8 Y miré que había tendones sobre ellos, creció la carne y la piel los cubrió, pero no había espíritu en ellos.

9 Entonces El me dijo: “Profetiza al espíritu, profetiza, hijo de hombre, y dile al espíritu: ‘Así dice el Señor Dios: “Ven de los cuatro vientos, oh espíritu, y sopla sobre estos muertosa, y vivirán.” ’ ”

10 Y profeticé como El me había ordenado, y el espíritu entró en ellos, y vivieron y se pusieron en piea, un enorme e inmenso ejércitob.

Read more