Cargando…
1 Tesalonicenses 2.1–8

Comportamiento de Pablo como Ministro de Jesucristo

2 Porque ustedes mismos saben, hermanos, que nuestra visita a ustedes no fue en vanoa,

2 sino que después de haber sufrido y sido maltratadosa en Filipos, como saben, tuvimos el valor, confiados en nuestro Dios, de hablarlesb el evangelio (las buenas nuevas) de Dios en medio de mucha oposición (de mucho conflicto).

3 Pues nuestra exhortación no procede de error ni de impurezaa ni es con engañob,

4 sino que así como hemos sido aprobados por Dios para que se nos confiara el evangelioa, así hablamos, no como agradando a los hombres, sino a Dios que examina nuestros corazones.

5 Porque como saben, nunca fuimos a ustedes con palabras lisonjeras, ni con pretexto para sacar provechoa. Dios es testigo.

6 Tampoco buscamos gloria de los hombresa, ni de ustedes ni de otros, aunque como apóstoles de Cristo hubiéramos podido imponer nuestra autoridad.

7 Más bien demostramos ser benignosa entre ustedes, como una madre que cría con ternura a sus propios hijos.

8 Teniendo así un gran afecto por ustedes, nos hemos complacido en impartirlesa no sólo el evangelio de Dios, sino también nuestras propias vidas, pues llegaron a ser muy amados para nosotros.

Read more