Cargando…
Hebreos 4.14–15

Jesús, el gran sumo sacerdote

14 Teniendo, pues, un gran sumo sacerdotea que trascendió1b los cielos, Jesús, el Hijo de Diosc, retengamos nuestra fe2d.

15 Porque no tenemos un sumo sacerdotea que no pueda compadecerse de nuestras flaquezas, sino uno que ha sido tentado en todo como nosotrosb, pero sin pecadoc.

Read more