Cargando…
Salmo 51.15–17

15 Abre, Señor, mis labios,

y mi boca proclamará tu alabanza.

16 Tú no te deleitas en los sacrificios

ni te complacen los holocaustos;

de lo contrario, te los ofrecería.

17 El sacrificio que te agrada

es un espíritu quebrantado;

tú, oh Dios, no desprecias

al corazón quebrantado y arrepentido.

Read more