Cargando…
Romanos 14.10–12

10 Tú, entonces, ¿por qué juzgas a tu hermano? O tú, ¿por qué lo menosprecias? ¡Todos tendremos que comparecer ante el tribunal de Dios! 11 Está escrito:

«Tan cierto como que yo vivo—dice el Señor—,

ante mí se doblará toda rodilla

y toda lengua confesará a Dios.»*

12 Así que cada uno de nosotros tendrá que dar cuentas de sí a Dios.

Read more