Cargando…
1 Tesalonicenses 2.8

8 Teniendo así un gran afecto por ustedes, nos hemos complacido en impartirlesa no sólo el evangelio de Dios, sino también nuestras propias vidas, pues llegaron a ser muy amados para nosotros.

Read more