Loading…
La Biblia de las Américas

Deuteronomy 5

Embed This Verse

Add this verse to your website by copying the code below. Customize

Capitulo 5

Los Diez Mandamientos

Entonces llamó Moisés a todo Israel y les dijo: Oye, oh Israel, los estatutos y ordenanzas que hablo hoy a vuestros oídos, para que los aprendáis y pongáis por obra1.

2 El Señor nuestro Dios hizo un pacto con nosotros en Horeba.

3 No hizo el Señor este pacto con nuestros padres, sino con nosotrosa, con todos aquellos de nosotros1 que estamos vivos aquí hoy.

4 Cara a cara habló el Señora con vosotros en el monte de en medio del fuegob,

mientras yo estaba en aquella ocasión entre el Señor y vosotros para declararos la palabra del Señora, porque temíais a causa del fuego y no subisteis al monteb. Y El dijo1:

6 “aYo soy el Señor tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto, de la casa de servidumbre1.

7 “No tendrás otros dioses delante de1a.

8 “No te harás ningún ídolo1, ni semejanza alguna de lo que está arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierraa.

9 “No los adorarás ni los servirás; porque yo, el Señor tu Dios, soy Dios celoso, que castigo la iniquidad de los padres sobre los hijos, y sobre la tercera y la cuarta generación de los que me aborrecena,

10 pero que muestro misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientosa.

11 “No tomarás en vano el nombre del Señor tu Diosa, porque el Señor no tendrá por inocente a quien tome su nombre en vano.

12 “Guardarás el día de reposo para santificarlo, como el Señor tu Dios lo ha mandadoa.

13 “Seis días trabajarás y harás todo tu trabajo,

14 mas el séptimo día es día de reposo para el Señor tu Diosa; no harás en él ningún trabajo, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu sierva, ni tu buey, ni tu asno, ni ninguno de tus animales, ni el forastero que está contigo1, para que tu siervo y tu sierva también descansen como tú.

15 “Y acuérdate que fuiste esclavo en la tierra de Egipto, y que el Señor tu Dios te sacó de allí con mano fuerte y brazo extendido; por lo tanto, el Señor tu Dios te ha ordenado que guardes el día de reposoa.

16 “Honra a tu padre y a tu madrea, como el Señor tu Dios te ha mandado, para que tus días sean prolongados y te vaya bien en la tierra que el Señor tu Dios te dab.

17 “No matarás1a.

18 “No cometerás adulterioa.

19 “No hurtarása.

20 “No darás falso testimonio contra tu prójimoa.

21 “No codiciarás la mujer de tu prójimo, y no desearása la casa de tu prójimo, ni su campo, ni su siervo, ni su sierva, ni su buey, ni su asno, ni nada que sea de tu prójimo.”

22 Estas palabras el Señor habló a toda vuestra asamblea en el monte, de en medio del fuego, de la nube y de las densas tinieblas con una gran voz, y no añadió más. Y las escribió en dos tablas de piedra y me las dioa.

23 Y aconteció que cuando oísteis la voz de en medio de las tinieblas, mientras el monte ardía con fuego, os acercasteis a mí, todos los jefes1 de vuestras tribus y vuestros ancianos,

24 y dijisteis: “He aquí, el Señor nuestro Dios nos ha mostrado su gloria y su grandeza, y hemos oído su voz de en medio del fuego; hoy hemos visto que Dios habla con el hombre, y éste aún vive.

25 “Ahora pues, ¿por qué hemos de morir? Porque este gran fuego nos consumirá; si seguimos oyendo la voz del Señor nuestro Dios, entonces moriremosa.

26 “Porque, ¿qué hombre1 hay que haya oído la voz del Dios vivo hablando de en medio del fuego, como nosotros, y haya sobrevividoa?

27 “Acércate tú, y oye lo que el Señor nuestro Dios dice; entonces dinos todo lo que el Señor nuestro Dios te diga, y lo escucharemos y lo haremos.”

28 Y el Señor oyó la voz de vuestras palabras cuando me hablasteis y el Señor me dijo: “He oído la voz de las palabras de este pueblo, que ellos te han hablado. Han hecho bien en todo lo que han dichoa.

29 “¡Oh si ellos tuvieran tal corazón que me temierana, y guardaran siempre todos mis mandamientosb, para que les fuera bien a ellos y a sus hijos para siemprec!

30 “Ve y diles: ‘Volved a vuestras tiendas.’

31 “Pero tú, quédate aquí conmigo, para que yo te diga todos los mandamientos, los estatutos y los juicios que les enseñarása, a fin de que los practiquen en la tierra que les doy en posesión.”

32 Y cuidad de hacer tal como el Señor vuestro Dios os ha mandado; no os desviéis a la derecha ni a la izquierdaa.

33 Andad en todo el camino que el Señor vuestro Dios os ha mandadoa, a fin de que viváis y os vaya bien, y prolonguéis vuestros días en la tierra que vais a poseerb.

Read More