Cargando…
Juan 20.1–20

La resurrección

aY el primer día de la semana María Magdalenab fue* temprano al sepulcro, cuando todavía estaba* oscuro, y vio* que ya la piedra había sido quitada del sepulcroc.

2 Entonces corrió* y fue* a Simón Pedro y al otro discípulo a quien Jesús amabaa, y les dijo*: Se han llevado al Señor del sepulcro, y no sabemos dónde le han puestob.

3 Salieron, pues, Pedro y el otro discípulo, e iban hacia el sepulcroa.

4 Los dos corrían juntos, pero el otro discípulo corrió más aprisa que Pedro, y llegó primero al sepulcro;

5 e inclinándose para mirar adentroa, vio* las envolturas de linob puestas allí, pero no entró.

6 Entonces llegó* también Simón Pedro tras él, entró al sepulcro, y vio* las envolturas de lino puestas allí,

7 y el sudarioa que había estado sobre la cabeza de Jesús1, no puesto con las envolturas de linob, sino enrollado en un lugar aparte.

8 Entonces entró también el otro discípulo, el que había llegado primero al sepulcroa, y vio y creyó.

9 Porque todavía no habían entendido la Escrituraa, que Jesús1 debía resucitar de entre los muertosb.

10 Los discípulos entonces se fueron de nuevo a sus casas1a.

Aparición de Jesús a María Magdalena

11 Pero Maríaa estaba fuera, llorando junto al sepulcro; y mientras lloraba, se inclinó y miró dentro del sepulcrob;

12 y vio* dos ángeles vestidos de blancoa, sentados donde había estado el cuerpo de Jesús, uno a la cabecera y otro a los pies.

13 Y ellos le dijeron*: Mujer, ¿por qué llorasa? Ella les dijo*: Porque se han llevado a mi Señor, y no sé dónde le han puestob.

14 Al decir esto, se volvió y vio* a Jesúsa que estaba allí, pero no sabía que era Jesúsb.

15 Jesús le dijo*: Mujer, ¿por qué llorasa? ¿A quién buscas? Ella, pensando que era el hortelano, le dijo*: Señor, si tú le has llevado, dime dónde le has puesto, y yo me lo llevaré.

16 Jesús le dijo*: ¡María! Ella, volviéndose, le dijo* en hebreo1a: ¡Raboníb! (que quiere decir, Maestro).

17 Jesús le dijo*: Suéltame1 porque todavía no he subido al Padre; pero ve a mis hermanosa, y diles: “Subo a mi Padre y a vuestro Padre, a mi Dios y a vuestro Diosb.”

18 Fue* María Magdalenaa y anunció a los discípulosb: ¡He visto al Señor!, y que El le había dicho estas cosas.

Aparición a los discípulos

19 Entonces, al atardecer de aquel día, el primero de la semana, y estando cerradas las puertas del lugar donde los discípulos se encontraban por miedo a los judíosa, Jesús vino y se puso en medio de ellos, y les dijo*: Paz a vosotrosb.

20 Y diciendo esto, les mostró las manos y el costadoa. Entonces los discípulos se regocijaron al ver al Señorb.

Read more