Cargando…
Filipenses 4.10–19

Actitud ejemplar de Pablo hacia las cosas materiales

10 Me alegré grandemente en el Señor de que ya al fin habéis reavivado vuestro cuidado para conmigo; en verdad, antes os preocupabais, pero os faltaba la oportunidada.

11 No que hable porque tenga escasez1, pues he aprendido a contentarmea cualquiera que sea mi situación.

12 Sé vivir en pobreza1, y sé vivir en prosperidad; en todo y por todo he aprendido el secreto tanto de estar saciado como de tener hambrea, de tener abundancia como de sufrir necesidadb.

13 Todo lo puedo en Cristo1 que me fortalecea.

14 Sin embargo, habéis hecho bien en compartir conmigo en mi afliccióna.

15 Y vosotros mismos también sabéis, filipenses, que al comienzo de la predicación del evangelioa, después que partí de Macedoniab, ninguna iglesia compartió conmigo en cuestión de dar y recibir, sino vosotros solosc;

16 porque aun a Tesalónicaa enviasteis dádivas más de una vez para mis necesidades.

17 No es que busque la dádiva en sí, sino que busco fruto que aumente en vuestra cuentaa.

18 Pero lo he recibido todo y tengo abundancia; estoy bien abastecido1, habiendo recibido de Epafroditoa lo que habéis enviado2: fragante aroma3b, sacrificio aceptable, agradable a Dios.

19 Y mi Dios proveerá a todas vuestras necesidadesa, conforme a sus riquezasb en gloria en Cristo Jesús.

Read more