Cargando…
1 Pedro 2.21–25

21 Porque para este propósito habéis sido llamadosa, pues también Cristo sufrió por vosotrosb, dejándoos1 ejemplo para que sigáis sus pisadasc,

22 el cual no cometio pecado, ni engaño alguno se hallo en su bocaa;

23 y quien cuando le ultrajabana, no respondía ultrajando; cuando padecía, no amenazaba, sino que se encomendaba a aquel que juzga con justicia;

24 y El mismo llevó1 nuestros pecados en su cuerpoa sobre2 la cruz3b, a fin de que muramos al pecado4c y vivamos a la justicia, porque por sus heridas5d fuisteis sanadose.

25 Pues vosotros andabais descarriados1 como ovejasa, pero ahora habéis vuelto al Pastorb y Guardián2 de vuestras almas.

Read more