Cargando…
1 Corintios 7.1–16

Respuestas acerca del matrimonio

En cuanto a las cosas de que me escribisteis, bueno es para el hombrea no tocar mujer.

2 No obstante, por razón de las inmoralidades, que cada uno tenga su propia mujer, y cada una tenga su propio marido.

3 Que el marido cumpla su deber para con su mujer, e igualmente la mujer lo cumpla con el marido.

4 La mujer no tiene autoridad sobre su propio cuerpo, sino el marido. Y asimismo el marido no tiene autoridad sobre su propio cuerpo, sino la mujer.

5 No os privéis el uno del otroa, excepto de común acuerdo y por cierto1 tiempo, para dedicaros a la oración; volved después a juntaros2 a fin de que Satanásb no os tiente por causa de vuestra falta de dominio propio.

6 Mas esto digo por vía de concesión, no como una ordena.

7 Sin embargo1, yo desearía que todos los hombres fueran como yoa. No obstante, cada cual ha recibido2 de Dios su propio donb, uno de esta manera y otro de aquélla.

8 A los solteros y a las viudas digo que es bueno para ellosa si se quedan como yob.

9 Pero si carecen de dominio propio, cásensea; que mejor es casarse que quemarse.

10 A los casados instruyo, no yo, sino el Señora: que la mujer no debe dejar al1 marido

11 (pero si lo deja, quédese sin casar, o de lo contrario que se reconcilie con su marido), y que el marido no abandone a su mujer.

12 Pero a los demás digo yo, no el Señora, que si un hermano tiene una mujer que no es creyente, y ella consiente en vivir con él, no la abandone.

13 Y la mujer cuyo marido no es creyente, y él consiente en vivir con ella, no abandone a su marido.

14 Porque el marido que no es creyente es santificado por medio de su mujer; y la mujer que no es creyente es santificada por medio de su marido creyente1; de otra manera vuestros hijos serían inmundos, mas ahora son santosa.

15 Sin embargo, si el que no es creyente se separa, que se separe; en tales casos el hermano o la hermana no están obligados1, sino que Dios nos2 ha llamado para vivir en paza.

16 Pues ¿cómo sabes tú, mujer, si salvarás a tu marido? ¿O cómo sabes tú, marido, si salvarás a tu mujera?

Read more