Psalm 32:4

Mi fuerza se fue debilitando

como al calor del verano,

porque día y noche

tu mano pesaba sobre mí. Selah