Psalm 32:3

Mientras guardé silencio,

mis huesos se fueron consumiendo

por mi gemir de todo el día.